ZONAS ERÓGENAS: CUÁLES SON Y CÓMO ESTIMULARLAS

Las zonas erógenas son las partes de nuestro cuerpo que tienen una sensibilidad especial y producen excitación sexual al estimularlas. Al tocar o acariciar cualquiera de estos puntos se libera una sensación agradable y comienza el proceso de excitación.

cómo estimular las zonas erógenas

En muchos casos la excitación viene causada porque este punto del cuerpo tiene un mayor número de terminaciones nerviosas y por lo tanto, es más sensible, aunque no siempre es así, también influyen las preferencias personales y emocionales. 

Puede resultar una buena experiencia el comenzar con la estimulación de estas zonas poco a poco como inicio de los juegos preliminares. Es un comienzo dulce y delicado que puede abrir la puerta a la pasión.

La sensibilidad de la piel

La piel abarca todo nuestro cuerpo y es lo primero a lo que prestar atención. La piel captura sensaciones de temperatura, texturas, presión, humedad… Es una de las mejores herramientas a nuestro alcance para provocar diferentes sensaciones rozando suavemente con distintos elementos. Y si cierras los ojos, notarás que se intensifican las percepciones del resto de tus sentidos.

¿Cuáles son las zonas erógenas? 

Las zonas erógenas se clasifican en zonas primarias y secundarias.  

Las zonas erógenas primarias son las más intuitivas… Son las que producen mayor excitación y placer y pueden llevarte hasta el orgasmo. Son: 

- En la mujer, el clítoris y la vagina.

- En el hombre, el pene (especialmente el prepucio y el glande) y el punto P masculino.

Las zonas erógenas secundarias probablemente no te llevarán al orgasmo por sí solas, pero sí te producen una sensación de excitación o sensibilidad especial que acompaña la experiencia y es muy estimulante. Son generalmente:

- La entrada de la vagina o la zona del escroto, el perineo, el ano, las nalgas, el interior de los muslos, el pubis, los pezones, la espalda, el cuello, la zona que queda detrás de las orejas, los labios… 

 

zonas_erogenas

 

Las zonas erógenas pueden variar en cada persona

Hay puntos erógenos que son similares para la gran mayoría de personas, pero no todo el mundo percibe las mismas sensaciones de estas zonas, ni tiene las mismas. Para conocer mejor a tu pareja sexual, puedes preguntarle abiertamente qué puntos le excitan más o qué prefiere que acaricies, etc. 

O también puedes hacer un recorrido experimental… es decir, organiza una velada con velas y aceites de masajes, y dedica tiempo a recorrer todo su cuerpo, centímetro a centímetro, e irás viendo sus reacciones ante cada estímulo. Puede ser una actividad preliminar muy excitante para ambos. Durante el recorrido, hazle alguna pregunta breve para tener pistas de dónde prefieres detenerte un tiempo más largo.

Pero recuerda que no todos somos iguales ni sentimos las mismas experiencias. Quizás a una persona le vuelve loco que le besen el cuello, y a otra apenas le produce estimulación, sin embargo se pierde porque le acaricien debajo del ombligo… Cada persona tiene sus debilidades y lo divertido es descubrirlas!

 

Cómo estimular las zonas erógenas 

La forma de estimular las zonas erógenas son casi tantas como tu imaginación pueda idear. 

Para estimular las zonas erógenas primarias, puedes seguir estas orientaciones:

- El clítoris: acaricia y masajea haciendo pequeños círculos, bésalo, pasa la lengua por encima y alrededor… pueden resultarte muy útiles los masajeadores para clítoris que encontrarás en nuestra tienda, como complemento a tus manos y boca. 

- El punto G femenino: en el interior de la vagina, mediante la masturbación o penetración, estimularlo con presión y roces continuados te llevará a alcanzar el orgasmo. Visita nuestros juguetes vaginales.

- El pene: mediante caricias, besos, masturbación y penetración. Puedes experimentar con estos masturbadores masculinos.

- El punto P masculino: se encuentra en la próstata y se accede desde el ano. Tenemos una selección de juguetes especialmente diseñados para estimular el punto P, no te pierdas estos estimuladores prostáticos.

- El ano: estimúlalo mediante masajes y caricias, y, con buena lubricación, introduciendo tus dedos, pene o juguete sexual en su interior poco a poco. Te aconsejamos utilizar uno de estos lubricantes anales.

En el resto del cuerpo, las zonas erógenas que resultan más indirectas, tienen un sinfín de formas también de ser estimuladas. Sin embargo, normalmente son el centro de atención en los preliminares, para ir de menos a más…

Para estimular el resto del cuerpo, puedes probar las siguientes ideas, pero recuerda que la imaginación es muy poderosa y será divertido que intentes pensar nuevas maneras de acariciar a tu pareja.

- Acariciar con diferentes elementos. Puedes acariciar sus zonas erógenas con los dedos, con los labios, con una pluma, con un pañuelo… busca diferentes formas de tocar a tu pareja.

- Diferentes presiones. Acaricia muy suavemente con un ligero roce, después presiona algo más… prueba diferentes intensidades en la estimulación y alterna, no hagas todo el recorrido exactamente igual.

- Tipo de movimiento. Según la zona o para ir variando, puedes aplicar una caricia, dar un beso, lamer o detenerte a dar un masaje…

- Temperatura. Aplica diferentes temperaturas a las zonas del cuerpo. Por ejemplo, el contraste entre tu mano y tu respiración sobre la piel ya será bastante perceptible para tu pareja. También puedes introducir otros elementos en el juego como un hielo o algo caliente.

- Texturas.    Prueba a utilizar elementos de diferentes texturas: algo más suave, algo más rugoso, algo áspero… en la variedad está la diversión.

- Líquidos. También puede ser estimulante introducir líquidos en el juego. Por ejemplo, prepara un vaso de agua y echa unas pocas gotas en el punto que quieres estimular, o utiliza un aceite de masaje para facilitar el masaje en una zona, o echa un poco de sirope de chocolate sobre su pecho. 

- Ambiente. Si vais a dedicar unos minutos a estimular vuestras zonas erógenas, es una buena idea para intensificar las sensaciones preparar un ambiente que acompañe. Puedes poner luz tenue, música de fondo, velas aromáticas… Descubre nuestra selección de productos de ambiente.

 

zonas_erogenas_3

 

- Distintas experiencias. Para aportar mayor variedad y probar diferentes experiencias, puedes probar a vivir estos momentos de diferentes modos. Algunas ideas son… 

> Probad a vendaros los ojos! Esto intensificará la percepción de las sensaciones, al no poder usar la vista. Puede ser muy emocionante…

> Pon esposas a tu pareja y después estimula sus zonas erógenas mientras no se puede mover. Aquí puedes ver complementos traviesos para jugar.

> Utiliza juguetes sexuales para estimular todas estas zonas erógenas. En nuestra tienda puedes encontrar aceites de masaje, velas de masaje, lubricantes… para crear el ambiente; masajeadores con vibración para estimular las zonas erógenas secundarias; material de bondage para vendarle los ojos, esposarle, o acariciarle con una pluma…; y todo tipo de juguetes para disfrutar al máximo de vuestras zonas erógenas primarias! 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados